Tropezó con su vocación y lleva más de dos décadas al servicio de personas con problemas. Mercedes García Castillo, trabajadora social, vive en Frailes, su pueblo, porque así lo decidió ella o, según su testimonio, el destino. Anima a la gente a salir al encuentro de sus metas sin esperar más ayuda que la voluntad individual.

Pregunta
¿En qué consiste tu profesión?
Respuesta
Trabajo Social tiene como objetivo resolver problemas. Los sujetos de mi tarea son las personas y los objetos, los problemas.
Pregunta
¿Dónde estás desempeñándola?
Respuesta
Trabajo para la Diputación de Jaén. Mi centro de servicios sociales está en Alcaudete. Y mi Unidad de Trabajo Social (UTS) es Frailes y Ventas del Carrizal (pedanía de Castillo de Locubín).
Pregunta
¿Te gusta lo que haces?
Respuesta
Muchísimo. No pensaba hacer Trabajo Social, quería estudiar Matemáticas cuando acabe bachillerato. En los últimos años de instituto, cuando hice los test para saber a qué me podía dedicar, me decían los orientadores que lo mejorar para mí era Trabajo Social. No sabía ni lo que era. Era muy buena estudiante, pero suspendí selectividad en junio. Volví a suspenderla en septiembre. Si no me ponía a estudiar, perdía la beca y sin ayuda no podía seguir mi formación académica.

Mi idea fue empezar otra carrera para pasarme, en el segundo año, a Matemáticas. Trabajo Social era una de las que podías cursar sin necesidad de aprobar la selectividad. Y decidí empezarla para no perder la beca. Me enamoré de la carrera. Lo que había sido una desgracia, suspender selectividad, se convirtió en lo mejor que me podía haber pasado. Encontré mi vocación y seguí adelante con ella. Me gustan mucho las relaciones personales. Disfruto cuando hablo con la gente.

Pregunta
¿Te ha dado más alegrías que dolores de cabeza?
Respuesta
Llevo veintiún años en mi profesión. Empecé a trabajar con menores y fue muy complicado. También lo hice con mayores en un centro de la Junta. El ámbito más difícil era, sin duda, los menores. Ahí aprendí que nunca sacaría a un hijo de su familia a menos que sufriese malos tratos, porque el entorno en el que mejor se desarrolla un niño es su pueblo. Un centro en el que pierde su identidad nunca es el mejor recurso. Es vital seguir en el entorno.
Pregunta
¿Recuerdas algún caso en el que te sintieses inútil, sin posibilidad de ayudar?
Respuesta
Cuando empecé a trabajar en comunitario siempre sentí que ayudaba. Pero cuando estuve en menores sí me frustré. Me encontré encerrada. Aprendí que hiciese lo que hiciese nunca estaba bien hecho. Me sentí muy incómoda, renuncié a menores y se quedó un hueco libre en Frailes. Me llamó Santiago Campos para decírmelo. Y no me lo pensé. Dejé una plaza fija por un contrato de seis meses. Pero no me importaba, porque mi marido ya estaba trabajando de profesor con plaza fija en Valdepeñas. Y por eso nos venimos a vivir a Frailes.
Pregunta
Hay menores que, pese a vivir en contextos complicados, salen adelante y le ganan la partida a las circunstancias. ¿Representan una minoría?
Respuesta
Hay muchas más posibilidades de salir adelante si se quedan en el entorno y el equipo de tratamiento (psicólogo, trabajo social y educador, entre otros) le da apoyo a la familia. Lo que hace es prestar los recursos para no separar a los menores de sus hogares.
Pregunta
Me acuerdo de mi amigo Juan Flores, que tiene mujer, hijo y trabajo. A sus dos hermanos les ha ido peor y todos han nacido en la misma familia.
Respuesta
Pero esa pasa exactamente igual en una familia normal: cada uno es de una manera. Juan le parece más a su padre y no tiene problemas psicológicos. No es cuestión de personalidad. En mi caso, el conocer a la gente de Frailes me ha ayudado. Mi tarea no es fácil, trabajas para las personas y hay que saber dar y quitar prestaciones. Es vital que haya tolerancia en el pueblo.
Pregunta
Ahora hay familias de diferentes países en Frailes. ¿Hay aún racismo aquí?
Respuesta
Creo que somos uno de los pueblos más tolerantes y solidarios. Me he movido por otros municipios y puedo decirlo. En Frailes no importan ni el sexo ni la etnia ni otras cuestiones. Si la gente se comporta, todos son aceptados. Lo que no se tolera es el engaño y la hipocresía. Cuando alguien llega al pueblo se le da mano, pero no puede aprovecharse. Si lo hace, lo calan pronto.
Pregunta
¿Qué es la tolerancia?
Respuesta
Ser capaz, desde las distintas formas de pensar, que hay millones, de escuchar al otro y respetarlo aunque no pienses igual que él. Y no solo eso, sino convivir y hablar con él, que es lo más importante. A pesar de que está claro que cada uno es un mundo.
Pregunta
¿La política es más eficaz que la educación a la hora de mejorar la sociedad?
Respuesta
Para mí no está separada de nada. La política es, por ejemplo, el padre de familia que la sustenta. Si no funciona la política, no funciona nada. Los políticos son nuestros administradores. La educación no se puede separar de la política.
Pregunta
¿Por qué entraste en política municipal?
Respuesta
Porque suspendí las oposiciones y me tuve que ir de Frailes. Irme a Sabiote suponía volver a empezar. Yo trabajé codo con codo con Antonio Cano. Manolo, mi marido, me dijo: “El año que viene hay elecciones, Antonio me ha dicho que no quiere ser alcalde y que no hay relevo. Preséntate tú”.

Le respondí que estaba loco. Él me decía que si me convertía en alcaldesa mi trabajo sería prácticamente seguir con lo que ya hacía como trabajadora social: hablar con las asociaciones, atender a la gente y resolver problemas, entre otras cosas. Mientras tanto podían volver a salir otras convocatorias de oposiciones. Vi una alternativa interesante. ¿Por qué no podía ser alcaldesa si iba a hacer más o menos lo mismo? Le dije que sí a mi marido. Buscamos a Antonio Cano y se lo propusimos. Y así empecé. Era la única forma de trabajar por mi pueblo y por mi gente. ¿Por qué no  me llegué a presentar? Porque Antonio Cano no se fue y el partido vivió un momento complicado. Yo iba a su favor, no quería enfrentarme a él. Me quería presentar por el PSOE, pero pude hacerlo por cualquier partido.

Pregunta
Todo te pasa muy accidental, ¿no?
Respuesta
Sí, pero es que es la única forma de aprender. Es el destino. ¿Qué me pasó con la política? Me dicen que sí, pues voy. Cuando vi que no se podían hacer las cosas como estaban programas decidí no presentarme.
Pregunta
¿Lo harás en el futuro?
Respuesta
Parto de la base de que los políticos que tenemos hoy día son muy mayores. Necesitamos gente joven. Yo tengo cincuenta años y ya soy muy mayor para empezar. No es igual que cuando quise hacerlo con cuarenta.  No tengo la fuerza necesaria. Ahora mis prioridades son otras; no tengo energía para iniciar una vida como política.
Pregunta
¿Cómo ves al PSOE de Frailes en la oposición?
Respuesta
Yo no veo oposición. Sí observo nuevos aires que me gustan y, sobre todo, gente joven, que es fundamental. Más que oposición, el PSOE lo que hace es sumar al Gobierno local. Y me parece bien.
Pregunta
¿Y al PP en el Gobierno local?
Respuesta
He estado trabajando en el Ayuntamiento antes y ahora. Veo gente que quiere hacer cosas. Cuentan conmigo igual que lo hacía Antonio Cano. No he tenido ningún problema con ninguno de los dos últimos gobiernos fraileros. No noto diferencia.
Pregunta
¿El Balneario mejorará la economía del pueblo?
Respuesta
Ha sido mi ideal de toda la vida. Creo que debería haberse hecho hace veinte años. Es una de las alternativas que Frailes debe explotar. Sin el Balneario el pueblo se acaba, porque la población es más mayor y tenemos menos habitantes. Necesitamos una fuente de ingresos. Es un proyecto que debemos apoyar todos. Ahora con la crisis es más complicado. Antes se ha podido hacer, pero si no se apostó y se vieron las cosas de otra manera, pues ya está.
Pregunta
A veces, como soy pesimista, pienso que el Balneario puede ser como la mujer de tu vida: que cuando la tengas no sea para tanto. ¿Tú cómo lo ves?
Respuesta
La agricultura de autosuficiencia debe seguir junto con más actividades. Pero está claro que el Balneario propiciaría que las casas de turismo rural funcionasen. Además, entraría el asunto de la medicina alternativa. Eso tiene que prevalecer por encima de todo, porque hablamos de salud natural. Son aguas con propiedades muy específicas. Sí se explota bien, vendrá mucha gente. Cuando las cosas son únicas venden. Hay que capitalizar lo exclusivo y más en estos tiempos en que la sanidad es tan cara. Soy partidaria de explotar esto junto con el asunto de los curanderos. Hablo de autosuficiencia. Si la gente se cura antes con un buen consejo que con una medicación, mejor. Es psicología, al fin y al cabo.
Pregunta
¿Casarte y tener hijos era una de tus aspiraciones vitales?
Respuesta
No me pensaba casar nunca (risas). En mi casa somos nueve hermanos y seis hombres. El machismo estuvo siempre presente. Yo era una luchadora y estaba harta de preparar bocadillos. Dije: “No quiero más hombres”. Con dieciséis años encontré a  Manolo Caño, que me daba clases de Matemáticas. Conocí a un hombre diferente, con vocación.
Pregunta
¿Qué has aprendido de él?
Respuesta
No he aprendido nada (risas). Me ha enseñado que nadie es superior a nadie. Cada uno debe buscarse su mundo. Él habla mucho de la libertad y es lo que transmite. No puedes esperar nada de nadie, hay que ir a buscarlo. Y eso es lo que les hemos enseñado a nuestros hijos.
Pregunta
¿Dónde estabas cuando murió El Sereno?
Respuesta
En mi casa. Habíamos estado con él por la mañana.
Pregunta
¿Qué le dirías a quienes no tuvieron la ocasión de conocerlo?
Respuesta
Que era un superviviente, muchas personas a la vez. Conocí a “El Sereno” profundamente. Sé que lo que él transmitía era libertad y felicidad. Las personas que lo trataban, aunque fuese solo una vez, se llevaban eso.
Pregunta
Puedes mandarle el mensaje que quieras a los lectores de Frailespático.
Respuesta
A los jóvenes les pido tolerancia, que significa unión.