Escueto y directo en sus respuestas, Luis García, representante de la empresa La Abuela Laura, pasa del café al gintonic en cuestión de segundos. Aprovecha el encuentro para repasar parte de su vida y para mandar al pueblo un mensaje conciliador con vistas al futuro. “El Panza”  pide a la vecindad que deseche la envidia y el mal rollo, factores que, a su juicio, condenan el progreso de Frailes. Lo que sabe de la vida lo ha aprendido a ras del asfalto, como buen buscavidas.

Pregunta
¿Te molesta que te llamen “Panza”?
Respuesta
No, nunca me ha sentado mal.
Pregunta
¿A quién le llamaban así antes?
Respuesta
Solo a mi padre. Le pusieron ese mote. No sé por qué, porque no tiene panza. Se quedó con el apodo. Luego lo heredé yo y, ahora, mis niños, que son “los panzillas”.
Pregunta
Tu padre no dice diez palabras sin meter una broma en medio. ¿Siempre fue un hombre de humor?
Respuesta
Siempre, desde que nació. Siempre ha sido así y lo sigue siendo, pese al infarto que le dio hace dos meses. No pierde la sonrisa, conserva su pincelada de buen humor.
Pregunta
¿Reñías mucho con él en la adolescencia?
Respuesta
Bastante. Porque yo no quería ir a trabajar al campo y él me obligaba. Además, los libros los dejé pronto. Me fui a la Guardia Civil con 17 años. Aquello no cuajó, me echaron por el asunto de la vista. Necesito gafas, pero no me las pongo. Soy así de chulo. Cuando abandoné la escuela también se enfadó, pero aquello nunca se me dio bien. La vida me ha enseñado otras lecciones.
Pregunta
¿Qué te ha enseñado el viejo “Panza”?
Respuesta
Muchas cosas. El carisma que él tiene, el transmitirle a la gente que no hay que estar hundido, el buen humor que te lleva a ser alegre. También me ha enseñado a trabajar, a respetar y a querer a los demás para que te quieran. Ese es el valor más importante que me ha dado mi padre.
Pregunta
Dicen que la paternidad cambia la vida. ¿Tú cambiaste?
Respuesta
Sí, se cambia en todo. Yo fui padre con veinte años, no es lo mismo que el que tenga treinta y tantos. Fue un cambio brusco. Era un chico muy joven, empecé a frenar la diversión y la cambié por estar dedicado a mis hijos. No pierdes lo que tienes, porque no se puede perderlo con veinte años, pero la responsabilidad es diferente y vives de otra manera. Sí es cierto que nunca he cambiado mi forma de ser. Si lo hubiese hecho, no sería el hijo del Panza.
Pregunta
El paro juvenil en España sobrepasa el 50 por ciento. ¿Qué les decimos a tus niños, Cristián y Luis?
Respuesta
A Cristián le digo todos los días que se fije en  mí y que aprenda de mis pasos. Trabajo no encuentra por ningún sitio, pero mi familia le estamos brindando una oportunidad y él la está aceptando. Creo que eso es lo que debe hacer la gente joven. La vida hay que buscarla y si puedes luchar con tu familia adelante, mejor.
Pregunta
¿Cuándo empezaste a trabajar?
Respuesta
Desde que me fui a la Guardia Civil. Antes de pequeño estaba con mi padre en el campo. Él ha intentado enseñarme. Nunca he estado parado.
Pregunta
¿Cómo fue la experiencia como repartidor de vino?
Respuesta
Bien. Aprendí mucho de la calle y, en general, de la vida. Ya sabía algo de la vida, pero el estar de representante de Bodegas Campoameno me enseñó muchísimo. Me ha dado valores que antes no tenía. He aprendido mucho de la gente de la calle, que es muy bonita.
Pregunta
¿Y ahora, con La Abuela Laura?
Respuesta
Mejor todavía. Trabajo para mí y aprovecho la experiencia acumulada.
Pregunta
¿Solo se vive mejor?
Respuesta
No. La soledad es muy triste. No se la aconsejo a nadie. A mí me gusta compartir mi vida.
Pregunta
Yo, como tú, tengo un bar debajo. ¿Es bueno tener las copas tan cerca?
Respuesta
Hombre, me viene de puta madre. Me emborracho y subo a gatas las escaleras para llegar a mi piso, sin salir a la calle. Pero también tiene sus desventajas. Por ejemplo, el ruido. Creo que todo el mundo tiene derecho a trabajar y a ganar un duro. Debemos ayudar al resto. Si no lo hago, me contradigo.
Pregunta
Hay personas que aseguran que conservan la amistad con sus antiguas parejas. ¿Las crees?
Respuesta
No. Cuando una relación se termina, acabó. No le encuentro sentido a seguir siendo amigos. Creo se acaba la pareja y la amistad. Para mí no tiene sentido. Tras una ruptura una página se cierra en tu vida. Luego se abre otra u otras trescientas más. Quienes aseguran que conservan la amistad tras romper se engañan a sí mismos. No es lo mismo, es imposible.
Pregunta
¿Alguna vez te obsesionó el sexo?
Respuesta
No, nunca. Soy una persona tranquila, me gusta lo normal, dentro de unos límites. La verdad es que me ha gustado más el cachondeo y el baile que la cuestión sexual.
Pregunta
¿Te gusta vivir en Frailes?
Respuesta
Mucho, porque amo a mi pueblo. Mejor que aquí no voy a estar en ningún lado. He aprendido mucho fuera de aquí, pero quiero a Frailes y apuesto por su progreso.
Pregunta
¿Qué le agregarías a la villa?
Respuesta
Deberíamos ir todos a una, luchar por lo que realmente queremos. Intentar lograr nuestras metas sin envidias, sin rencores y sin maldad. La lucha diaria es muy importante. El futuro se conquista a base de pelear. Y sin malos rollos.
Pregunta
¿Algo más?
Respuesta
Salud y suerte para todo el mundo.