El lugar más silencioso del municipio es el que más habla de él. Alcaldes que hicieron más o menos por sus habitantes, ricos y pobres hasta después de la muerte o historias de amor de película son algunas de las cosas que te cuentan las cuatro paredes del campo santo frailero.

La cronista María Teresa Murcia fue la encargada de hacer viajar a los asistentes al avento hasta un siglo en el tiempo para conocer historias y anécdotas. Algunas conocidas y otras que jamás se han escuchado. Un evento que se recoge dentro de la II Ruta Necroturística por el Cementerio de Frailes, organizada por el Ayuntamiento de Frailes.

La actividad se está poniendo de moda en pueblos y ciudades y ya se lleva haciendo algún tiempo en otros lugares. Es una forma muy creativa de dar a conocer la historia de un lugar desde otro punto de vista. Personas que llevan toda la vida en Frailes no conocían algunas de las historias y, por otro lado, se sintieron agradecidos de recordar algunas otras. Una historia que ellos escriben día a día y que continuará año tras año.

María Teresa Murcia hacía tiempo que iba tras la idea de realizar este tipo de evento que ya causa furor en otro lugares. Y lo cierto es que lo ha logrado porque todos los asistentes al evento, tanto en la primera ocasión como esta, se van contentos y orgullosos de conocer un pedacito más de Frailes.

Tras la ruta, todos los que quisieron pudieron disfrutar de la degustación de gachas típicas de esta época ofrecida por el Ayuntamiento en el Parque de Las Cuevas.