Grandes neumáticos, mucha chapa y motores reforzados. Tres cosas que no pueden faltar en los increíbles coches que circulan por la tierra del paraje de La Navasequilla. Son los 4×4 y causan furor entre sus seguidores. Los amantes del motor, de este tipo de vehículos, disfrutan no solo paseándolos por este terreno, sino construyéndolos. Son máquinas que han sido creadas con precisión y al detalle por sus creadores. Con la pasión y dedicación que esto requiere.

El pasado domingo, 18 de septiembre, volvieron a salir a la calle, y ya van seis años consecutivos, en una exhibición de 4×4, para hacer las delicias de los asistentes y, sobre todo, para hacer pasar un buen rato a sus participantes. El frailero, Juan Del Moral, gerente del taller mecánico, Talleres Del Moral, es uno de los organizadores del evento y habla con gran pasión de una de sus grandes aficiones. “Es una experiencia muy grata, entre amigos, en la que disfrutamos de nuestra afición y hacemos disfrutar al numeroso publico que asiste y, en esta ocasión, aguantando el calor hasta última hora”, explica Juan Del Moral.

La última edición del evento ha dejado una jornada llena de diversión y sin ningún incidente. Lo más divertido ha sido la zona de barro, como asegura Del Moral, uno de los organizadores de la exhibición. Después de muchas subidas y bajadas por el terreno inestable del paraje, especialmente preparado para eso, con algún que otro coche volcado, la clasificación ha dejado en primer lugar a de la categoría Coches Pequeños a Eduardo Martín. En la categoría Coches Grandes a José Carlos Márquez. Y, por último, en la categoría Prototipos a Ramón Gómez. Como premio se han llevado un jamón. 

“Es un evento que tiene mucho trabajo, pero se puede hacer gracias a la ayuda de amigos, a los otros organizadores y a la multitud de colaboradores que participan”, puntualiza el mecánico frailero. Una vez más una jornada preparada con esfuerzo resulta exitosa en el municipio frailero.