Innovación y calidad en la última edición de la Ruta de la Tapa de Frailes. El “tapeo” gusta a vecinos y visitantes y se nota en la calidad de las muestras gastronómicas que ofrecen los bares en el concurso. Mezcla de sabores y buen hacer, llenos de originalidad e innovación que hacen de la ruta un evento de gran interés turístico. El Charro, La Posá, La Dulce Tentación, El Cazador, La Gruta y La Tomatina han sido los bares participantes. Negocios que han sacado lo mejor de su cocina para ofrecerlo en forma de tapa e impresionar a todos los que han decidido disfrutar de un fin de semana de sabor y gula.

La mayoría de los negocios coinciden que este año ha habido menos gente que en ediciones anteriores, pero que ha merecido la pena participar. En el caso de La Gruta, que ha sido el primer año que ha formado parte del evento, Cristina Garrido, gerente, junto a su pareja, del negocio afirma estar “muy contenta con el resultado”. “Pensábamos que solo pedirían la tapa quienes hicieran la ruta completa, pero todo lo contrario. Además, las dos opciones han gustado mucho”, añade la joven hostelera.

Los negocios, en general, han optado por platos formados por ingredientes tradicionales, como la morcilla, el solomillo o el huevo, pero tratados de forma distinta para jugar con el paladar y los sentidos. La idea era llamar la atención con su forma o nombre y conquistar por su sabor, natural, para no perder la esencia de esta tierra.

Aunque la idea sea mostrar un interés turístico del pueblo, su gastronomía, el concurso le da más chispa. Este año, el premio vuelve a ser una cena para dos personas valorada en 40€ en el bar ganador. En los próximos días se conocerán los nombres de los ganadores.