La gastronomía está en auge. El pasado 16 de junio, la asociación Saborea España, que agrupa a diecinueve destinos turísticos, lanzó la tercera edición del Concurso de Fotografía Digital Saborea la Tapa 2016. El mismo se engloba dentro de la quinta edición del “Día Mundial de la Tapa”, vinculada a la campaña del Ministerio de Cultura, “I Need Spain”.

La frailera de adopción y técnico de turismo, Fuensanta Aranda, se presentó al concurso con tres fotos de tapas hechas en la pasada edición de la Ruta de la Tapa que se celebra en Frailes y en la que participan la mayoría de los bares del municipio.

Una de esas tres fotos ha sido galardonada con el segundo puesto del concurso a nivel nacional. “Debíamos captar ese instante que trasciende de lo meramente gastronómico, con las personas que lo hacen posible, ya sean amigos o familia, indicando, además, una breve descripción del lugar y el contexto de la instantánea”, explica Aranda.

La técnico de turismo, nacida en Jódar pero asentada en Frailes desde hace algunos años, lleva a cabo una labor turística en el municipio muy importante. De forma totalmente altruista vende el pueblo allá por donde va y sobre todo en los medios sociales, en los que cuenta con una página en Facebook, Déjate querer por Frailes, en la que cuenta con más de 4000 seguidores. Un punto de encuentro de todos los fraileros que viven fuera. “La gastronomía como pilar cultural de un destino ha de tenerse en cuenta en su oferta turística, dado que es parte de nuestro patrimonio y debe ser parte fundamental de la visita a nuestra tierra”, concluye Fuensanta Aranda, técnico de turismo.

En lo que va de año es la segunda vez que vecinos del municipio son premiados gastronómicamente. La pasada fue a los niños del colegio público Santa Lucía, con su ya famosa dieta mediterránea.

El buen comer atrae cada vez más a los visitantes que viajan de un lado a otro. Y es que es una de las mejores formas de conocer un lugar. Los técnicos de turismo como Fuensanta Aranda lo saben bien y hacen de esto una gran baza para atraer personas y sumergirlas en un mundo de placer en el que se exploran todos los sentidos a través del paladar.