Ellos lucen pasamontañas verdes y negros. Ellas llevan pañuelos. Se protegen del frío de finales de febrero, porque no están a cubierto. Son todos mayores, desde los sesenta hasta los ochenta años. La mayoría, miembros de la asociación “El Paraíso”. Juegan a la petanca en una serie de pistas rectangulares separadas por cuerdas livianas, a los pies del centro llamado como el colectivo. Movimiento y ocio al atardecer.

Las pistas de petanca, en Los Rosales

La escena se reproduce casi a diario en Los Rosales, pedanía de Frailes de apenas una veintena de residentes. El contraste entre el centro del municipio, a unos cuatro o cinco kilómetros, y la pedanía llama la atención: por momentos hay más vida en las calles de la última que en el pueblo de mil seiscientos habitantes. El mundo al revés.

Miembros de "El Paraíso", en la sede del colectivo.

La asociación conoce y sigue a Diario JAÉN. José Muriana Moya, el presidente, está encantado con el premio que el medio de referencia de la provincia le entregó el año pasado. “Cuando recogí el obsequio y tuve que hablar en público, no sé cómo lo hice, pero divertí a los asistentes. Eso seguro”, recuerda Muriana.

No es un presidente casual. Los vecinos lo apoyan hasta el punto de que si él dice que el juego debe interrumpirse unos segundos, la partida se congela. Es un líder sin ínfulas, respetado. Su buen carácter y la predisposición del resto de socios logra que vecinos de zonas cercanas —La Ribera, Mures y Santa Ana (Alcalá la Real)— participen en las actividades que organiza. “Viene gente de todos sitios”, señala.

El presidente de la asociación "El Paraíso", José Muriana, en la barra de la sede.

En el centro “El Paraíso”, que antaño fue una escuela de menores, hay un par de salas amplias. Una opera a la manera de una bar, con una pequeña barra. Detrás de ella suele colocarse Muriana para servir a los mayores, sus amigos. Como se trata de pasarlo bien, de vivir la vida, por qué no un cubalibre, se pregunta un vecino que quiere ser retratado con un compañero. Podría, si quisiera, subir la imagen a Facebook, como tantos adolescentes.

Buen ambiente entre los socios del colectivo.

Ocurre que algunos ya están familiarizados con las redes sociales, los teléfonos inteligentes e internet. Pronto volverán a recibir lecciones en el Centro Guadalinfo de Frailes. Porque tienen ganas de aprender, de disfrutar del tiempo que les resta. Son unos afortunados: “El Paraíso” rejuvenece.

 

Publicado en Diario JAÉN con motivo del 75 aniversario del periódico