La fiesta de la luz reúne a vecinos y amigos en torno a un fuego. Noche de celebración en el municipio frailero. Ayer los vecinos del pueblo estaban llamados a disfrutar de una velada de celebración alrededor de una hoguera en el Día de la Candelaria. Un acontecimiento que es tradición desde hace décadas en Frailes. Actualmente se hace una “lumbre” en la zona alta del pueblo y se comparten víveres entre todos los asistentes. Sin embargo, hace años todos los barrios del pueblo hacían su propia hoguera y junto a ella alcanzaban altas horas de la madrugada. Eventos como este, de carácter religioso, cada vez tienen menos acogida entre las nuevas generaciones, y son necesarias otras motivaciones para conseguir su asistencia.

De este modo, entre las personas que anoche disfrutaban de este evento se encontraban adultos y niños, pero poca gente de las generaciones intermedias. Unas pocas decenas de personas que compartieron alimentos y buenas sensaciones en la primera noche del mes y de la semana.

Cada vez cuesta más retener las tradiciones, en lo que juega un papel fundamental la educación de los pequeños.