Bajo un intenso sol y en un mar de risas de los más pequeños. La Semana Santa frailera arranca con un Domingo de Ramos lleno de luz y color. Los más pequeños del municipio, siguiendo la tradición de los últimos años, se visten de apóstoles y de pueblo hebreo para representar un pasaje de la biblia.

El día, marcado en el calendario por su condición religiosa es, además, una excusa para pasar un domingo de diversión con la familia y amigos. Decenas de fraileros se echaron a la calle para llenar terrazas y bares con sus risas y alegrías. Fenómeno causado por un día tan soleado después del frío invierno.

En otra parte del municipio, ya pasada la tarde, los costaleros de El Nazareno se preparaban para la procesión que tendrá lugar el próximo miércoles. Es el segundo día más importante de la Semana Santa de Frailes, y el que más para una hermandad muy numerosa en la cantidad de hermanos que la forman.

Aun así, la cita festiva más cercana es esta noche con el concierto de marchas procesionales que interpretará la banda recientemente formada por niños y jóvenes del municipio. La plaza de El Nacimiento será testigo del esfuerzo y dedicación que este grupo lleva poniendo desde hace alrededor de dos años que comenzaron a trabajar.