Hurto en la calle. Un grupo de personas —ninguna del pueblo— viajaba en una furgoneta blanca y grande. Dos fraileras transitaban por la Plaza del Rector Mudarra cuando a una de ellas —anciana— le quitaron, presuntamente, dos bolsas: una donde guardaba llaves y dinero, y otra en la que había recetas y medicamentos. La acción fue muy rápida. “Uno se bajó del vehículo, me dijo algo y me arrancó una medalla de oro del cuello”, asegura la vecina, que por suerte, no sufrió lesiones. Miguel Pareja, propietario de la tienda de alimentación próxima al lugar, escuchó gritos. “Estaba hablando por teléfono en mi cochera. Salí y comprobé que la mujer a la que habían robado estaba muy alterada”, explica. Eran, aproximadamente, las 12:50 horas.

Pareja avisó a la Guardia Civil después de escuchar el relato de las fraileras, que, poco a poco, recuperaron la calma gracias al apoyo de otros vecinos que caminaban por la zona. “Cogí mi coche para encontrar a la furgoneta. No pude. Sí vi, al final de la Avenida de Andalucía (carretera nueva), una bolsa típica de las farmacias. Tenía medicamentos y papeles. Era de la mujer”, señala. En la otra, “de color marrón”, había algo más de 10 euros. José Manuel Garrido, alcalde de Frailes, confirma que los agentes de seguridad no pudieron encontrar a los presuntos ladrones. La vecina ha perdido documentos personales.