Acceso frustrado a las instalaciones. La pasada madrugada del sábado al domingo, unos intrusos entraron en el Centro de Día por una de las ventanas de la fachada principal en la planta baja. Las mismas no disponen de rejas, ni el centro de alarma de seguridad.

El mismo suceso viene ocurriendo desde hace meses en el Centro Juvenil, en el que han llegado a robar juegos de mesa y la recolecta de un día de apertura de las instalaciones de entretenimiento. Al igual que ocurre en el Centro Joven, las autoridades creen que se trata de niños del propio municipio, sin más ánimo que el de divertirse. Trastadas que pueden abrir los ojos a verdaderos ladrones.

En este caso, cuando accedieron al Centro de Día, rompieron el cristal de la ventana, así como algunos desperfectos en el interior de la habitación a la que entraron. No pudieron pasar al resto de salas porque en la que se encontraban, que hace las veces de almacén, estaba cerrada con llave

Un altercado sin consecuencias pero que pone en evidencia la falta de seguridad en estos centros, haciendo que se conviertan en la sala de juegos nocturna de los jóvenes del pueblo. Situación alarmante que necesita una solución rápida y eficaz.