La pintora Carmen Esteo, de 88 años, recibió un homenaje en el colegio Sierra Sur de Santa Ana. Al acto, organizado por el Ayuntamiento de Alcalá la Real, acudieron decenas de vecinos; la sala del centro en la que Esteo fue reconocida —social y artísticamente— lució abarrotada de personas y de, cómo no, obras de una de las ancianas más vitalistas de la comarca. Una mujer que liberó su imaginación cuando era presidenta de la Asociación de Pensionistas de Santa Ana. Hasta cuarenta cuadros dona ahora a sus vecinos.

Asistentes a la exposición, en el colegio Sierra Sur

Carlos Hinojosa, alcalde de Alcalá la Real, estuvo al lado de una señora mermada por los años: Carmen Esteo, lúcida y coqueta, escuchaba las palabras de Hinojosa desde su silla de ruedas. Quienes estaban al final de la sala apenas la veían dada la concentración de mujeres, hombres y algunos niños. Sí se escuchaba a cada rato una voz:

—Yo me acostaba a las dos de la madrugada. Mis técnicas son exclusivas. Y estos son mis trabajos —dijo la protagonista, en alusión a las imágenes costumbristas de la exposición: un gato que juega con una mariposa, una mujer que lava ropas, un hombre en el campo.

Las creaciones de Esteo muestras escenas cotidianas

—La cultura refleja nuestra forma de ver la vida. Carmen, te has hecho un poco inmortal —aseguró el alcalde.

Esteo, una artista sin ínfulas, recordó que hay trabajos suyos en la Casa de la Cultura de Frailes.

El alcalde de Alcalá, Carlos Hinojosa, regala obsequios a Carmen Esteo

—Y en Sevilla también tengo cuadros —añadió.

—Y en el bar El Olivo de Alcalá la Real —le recordó una asistente.

La naturalidad del momento evocó una escena genuinamente andaluza: parecía un corro de personas que departían al aire libre. Carmen, autodidacta, puso el acento en las lecturas para explicar por qué pinta tanto y tan bien:

—Aprendí gracias a los libros de la Biblioteca Municipal de Alcalá. Los jóvenes tienen que saber lo importante que son los libros.

Asistentes fraileros contemplan los cuadros de la exposición

Dos cartas leídas a viva voz emocionaron a una “santanera” que, si bien destaca por su ímpetu creativo, llega a la gente por ser sencilla.

Una asistente lee una carta para homenajear a Esteo

—Siempre nos has ayudado —le recordaron colectivos locales.

Una procesión de personas aprovechó para abrazar y darle regalos a Carmen Esteo, artista de sello reconocible, “abuela” talentuda. El homenaje, sencillo, a la casi nonagenaria fue en vida. Como tenía que ser.