Vuelta a la normalidad después de la fiesta. La celebración del patrón de Frailes ha sido, cuanto menos, tradicional y rutinaria. El que debe ser un punto de unión entre habitantes del municipio, se convirtió en tema de debate semanas antes del 29 de junio. La controversia, el lugar de celebración de la fiesta local.

El Ayuntamiento de Frailes aprobó en pleno hace algunas semanas el cambio de ubicación de la fiesta de San Pedro. Pasaría del lugar de costumbre de las últimas décadas, el Puente de los Molinos, al Ferial. Un cambio que contrarió a una buena parte de los fraileros, que finalmente tuvieron que conformarse con el traslado de la velada a las Eras del Mecedero.

Como contrapunto, ya que los bares de la antigua ubicación se quedaban sin fiesta en su barrio, organizaron un tour gastronómico, como reclamo a la clientela para que también festejaran San Pedro en su terrazas. De este modo, la Ruta de la Tapa en San Pedro ha sido la otra opción que han tenido los fraileros este año.

Una iniciativa que, según palabras del propietario de uno de los bares que participaban, La Tomatina, “ha movido mucha gente y ha sido un buen día para nuestros negocios”. Explica que desde un ala del Ayuntamiento le han trasladado el malestar, ya que no se ha contado con el consistorio para la organización del evento y, de hecho, en agosto ya se viene haciendo la Feria de la Tapa, que coincide con la celebración de las Olimpiadas de Juegos Tradicionales Villa de Frailes. Aunque, de otro lado, el alcalde de Frailes, José Manuel Garrido, ha mencionado que no tiene ninguna valoración con respecto a este evento y que “cada negocio es libre de hacer lo que mejor considere para su interés”. Insiste, además, en que la celebración en el nuevo recinto ha tenido más acogida que otros años en todos los actos que se han hecho, “incluso siendo domingo”.

A pesar de que los actos religiosos son los oficiales de esta festividad, se pudo ver más participación de la gente por la mañana, alrededor de las dos, tanto en el Ferial, dónde se sirvió un plato de secretaria a los asistentes, como en los bares en los que se celebraba la Ruta de la Tapa de San Pedro.