Sí a una reforma, no a la que plantea el Gobierno central. Este fue el mensaje que el PSOE de Frailes lideró en la manifestación que reunió, ayer, a unas treinta personas a las puertas del Ayuntamiento. “La reforma de la administración local no tiene nuestro apoyo porque no evita duplicidades, no clarifica las competencias y no supone un ahorro económico”, expresó José Luis Martín, secretario general del PSOE frailero.

Martín aclaró, ante los comentarios que surgieron en el pueblo sobre una supuesta supresión del Consistorio Municipal, que la reforma local del PP no ocasionaría tal situación. Al menos a priori. “No se trata de que vayan a llevarse el Ayuntamiento a Alcalá. Lo que cuestionamos es que sea despojado de competencias básicas y de servicios sociales”, dijo, y puso como ejemplos el abastecimiento de agua, la recogida de la basura o el alumbrado público. Según expone la ley local, estas competencias pasarían a las diputaciones provinciales y a las comunidades autónomas. “Es lo que más preocupa al PSOE. En este caso entendemos que hay riesgo de que desaparezcan servicios sociales o de que se privaticen”, agregó. Martín también explicó que la figura del alcalde y, en consecuencia, de la administración local, quedaría debilitada. “Si el regidor no tiene instrumentos para resolver problemas, ¿qué sentido tiene su función?”, cuestionó.

A la manifestación acudieron, sobre todo, militantes y simpatizantes del PSOE de Frailes, así como algunos vecinos que quisieron informarse sobre el motivo de la cita. José Luis Martín leyó un manifiesto para expresar la postura de su grupo.