Destreza y mente fría. Las puertas del Centro Juvenil se vuelven a abrir para acoger otra actividad cultural de gran calado, la segunda edición del Torneo de Ajedrez “Sierra Sur”. La asociación juvenil Frailescultura ha organizado esta actividad, que ha reunido a más de una decena de ajedrecistas de Frailes y Alcalá la Real.

Jóvenes y no tan jóvenes reunidos alrededor de una mesa para disfrutar de una jornada realizando una actividad que les llena, les motiva, y que no está a la altura de cualquier mente. Se necesita una habilidad y un punto de vista que solo lo da la práctica y la inteligencia.

La mañana ha comenzado alrededor de las 10 en el Centro Juvenil. Lugar en el que se han dado cita y han distribuido las partidas en un todos contra todos, quedando la categoría senior por un lado y la juvenil por otro. Durante unas pocas horas, el silencio ha reinado en la sala en la que los jugadores competían por ganar la categoría general. “En estos torneos lo importante no es el premio, sino el practicar el ajedrez, que es como realmente se aprende”, ha comentado uno de los ajedrecistas.

Al mediodía, tras finalizar el torneo, todos los asistentes han disfrutado de una paella en el Centro Juvenil. Desconocidos algunos, conocidos, otros, pero todos con la misma afición por un deporte que lleva maravillando durante muchos años a las mentes más prodigiosas.

Después de la comida se han repartido los premios que han corrido a cargo de los organizadores de FAC, quedando ganador de la categoría general Miguel, de Alcalá la Real, que se ha llevado un premio en metálico de 50 euros. El segundo puesto ha sido logrado por el frailero Antonio Anguita, que ha obtenido 30 euros. Y la tercera posición ha sido para Julián, también de Alcalá la Real, que se ha llevado 20 euros de premio. Por otro lado, en la categoría juvenil, el ganador ha sido Rafael Serrano Castillo, y su hermano, Sergio Serrano Castillo, ha logrado la segunda posición. Ambos se han llevado un juego de mesa cada uno.

La jornada ha terminado alrededor de las cuatro de la tarde, con la satisfacción de todos los participantes, que han disputado un torneo ameno, con un buen nivel entre sus jugadores, y en la mejor de las compañías, compañeros con ganas de pasar un buen rato practicando una de sus pasiones, el ajedrez.