Cuenta atrás. Visitantes y residentes fraileros encaran la recta final para estrenar la Feria de Agosto 2013. La cita estival más destacada del pueblo arrancará, mañana, a partir de las siete y media de la tarde con un encierro infantil. A la nueve de la noche se celebrará una capea, novedad “taurina” de esta edición. El alumbrado del Recinto Ferial se encenderá una hora más tarde. La fiesta comenzará, quince minutos después, en la Mini Disco de la Caseta Municipal, que regentan el frailero Luis Raya y la empresa hostelera Yampe (Córdoba). Los socios han preparado una noche nostálgica: “Remember Guaneiro”, en homenaje al día de prefería que organizaba el extinto Pub Guaneiro.

En la programación de las actividades que habrá en la Caseta Munipal (adjunta en la imagen secundaria de esta noticia) destaca el retorno de la exitosa orquesta La Tentación, que cantará el sábado y el dómingo. Andalus y Dúo Norte y Sur son los otros conjuntos musicales que llenarán de ritmo el Recinto Ferial. Además, un grupo rociero actuará el domingo, a partir de la una del mediodía. La danza seguirá a las dos con un concurso de sevillanas. Campeonatos de póquer, tute y futbolín (entre otras prácticas), la entrega de premios del Día de la Bicicleta y la invitación a cerveza y arroz por parte del Ayuntamiento serán algunas de las actividades que se celebrarán en el entorno de la Caseta Municipal. Fuera del Recinto Ferial habrá otras, como el torneo de petanca en las Instalaciones Deportivas Manuel Ruiz El Sereno, la carrera de cintas con caballos, el taller de “King Ball” y las finales de las competiciones veraniegas de fútbol sala, que se disputarán, el viernes, en el Pabellón Municipal.

Paco Zafra y Javier Aceituno, que ya montaron la discoteca El Escondite el año pasado, regentan el tradicional chiringuito de Josema. “Este año tenemos menos competencia. El tipo de actividad es diferente. Esperamos que nos vaya mejor”, comenta Zafra. Los fraileros ofertarán las tradicionales tapas estivales (lomo, pinchitos y chorizos) a sus clientes.

El otro puesto de comida está a cargo del mureño Prieto, rostro conocido de la feria frailera. También venderá tapas y bebidas a gusto de los consumidores.