La intranquilidad sigue en Frailes. Una vivienda ubicada cerca de la Plaza del Rector Mudarra fue el escenario de un intento de robo, pues el hurto no se consumó. El inmueble, que tiene cámaras de seguridad, estaba deshabitado en la madrugada del lunes a hoy, martes, cuando los presuntos ladrones entraron. Accedieron por una piscina que hay detrás de la casa. Al poco de ingresar al edificio saltó la alarma y, en consecuencia, se fueron. El propietario recibió el aviso de la empresa encargada de la seguridad en torno a las tres de la madrugada, según fuentes consultadas por Frailespático.

La oleada de hurtos que, desde hace unas semanas, vive el pueblo ya ha generado respuestas en algunos barrios: particulares han instalado servicios de vigilancia para proteger sus pisos.