El curso académico está tocando a su fin, y aunque puede no parecerlo por el tiempo que ha acompañado los últimos días, todo deja entrever que las vacaciones están a la vuelta de la esquina. Uno de esos indicios es la celebración del Día del Deporte. Una jornada que se viene celebrando desde hace muchos años y en la que los niños disfrutan al máximo de todo tipo de actividades deportivas.

Fútbol, baloncesto o ajedrez son algunos de los deportes que se llevan a cabo, pero la estrella de la fiesta es la maratón que se corre a primera hora de la mañana. Aunque con un recorrido más corto para los más pequeños del colegio, todos los escolares recorren las calles del municipio, en una carrera en la que más que nunca lo importantes es participar, ya que no hay ganadores, solo diversión.

A media mañana también es tradición disfrutar de un fantástico desayuno, que este año ha sido ligeramente retocado, cambiando los legendarios churros con chocolate por torta y zumo, ofrecidos por la Asociación de Padres y Madres.

En definitiva, una mañana para compartir, dejando los libros en casa. Un día en el que el sol lució y todos se pudieron divertir con la asignatura que más les gusta, los amigos.