Agua y más agua. De nuevo la lluvia impide que la procesión del viernes santo salga por las calles del municipio y tenga que acortar su recorrido. Como ya ocurrió el miércoles con la del Nazareno, los otros tres pasos que procesionan en la Semana Santa frailera, no pudieron desfilar, anoche, como consecuencia de las precipitaciones.

La Virgen de los Dolores no pudo lucir su manto nuevo, como tampoco pudo ser admirado por las gentes del municipio el Cristo Crucificado ni el Santo Entierro. Del mismo modo, la Virgen de las Angustias, que normalmente sale en este día de la Semana Santa, tampoco lo hizo, pero por otro motivo, y es que este año no subieron a por ella al Calvario, como es costumbre.

Como en el resto de España, en Frailes, los días festivos se han visto nublados y los más fieles no han podido disfrutarlos profundamente. Sin embargo, a todos les queda la esperanza de que el año que viene no llueva y sí puedan ver las procesiones y toda la belleza que acarrean para aquellos que así las viven y sienten.