Semana de Pasión pasada por agua. Esta Semana Santa vuelve a ser lluviosa, y en Frailes se hizo presente anoche al no permitir al Nazareno hacer su recorrido al completo. Una de las hermandades con más hermanos del municipio sacó el paso en dirección a la calle Picachos, pero apenas a unos metros de la iglesia Santa Lucía Mártir tuvo que cambiar el recorrido para terminar antes, ya que las primeras gotas caían dispersas sobre el asfalto.

De este modo, subió por la calle Federico García Lorca hasta la plaza del Nacimiento, bajó por la Avenida de la Constitución, y, de nuevo, a la iglesia Santa Lucía Mártir.

La jornada, aunque breve, no pasó sin anécdotas, cuando los músicos, al bajarse del autobús, tuvieron que refugiarse en las cocheras de los vecinos debido a la fuerte lluvia de esos momentos.

Ya otros años ha pasado, y este se ha vuelto a repetir. A pesar de todo, la lluvia siempre es bien recibida, y aunque no hayan podido procesionar al Nazareno, les queda el consuelo de que sus calles han podido disfrutar por unos momentos de su presencia.