El pasado viernes fue de celebración en la iglesia de Santa Lucía Mártir. Coros y corales de algunos pueblos de la Sierra Sur de Jaén se reunieron para homenajear  a Inmaculada Campos, la que con los años se convirtiera en Doña Inmaculada.

La Asociación para el Desarrollo de la Sierra Sur, en colaboración con el Ayuntamiento de Frailes, organizaron un certamen comarcal de coros, en el que todo el mundo pudo disfrutar de algunas voces privilegiadas y, en el caso de la Rondalla de Frailes, rememorar viejos tiempos, donde los que entonces eran niños, ahora son hombres y mujeres hechos y derechos.

La velada comenzó con la presentación del certamen por parte del sacerdote de la parroquia Juan Carlos Córdoba, y el alcalde de Frailes, José Manuel Garrido. A continuación empezó la actuación del primer grupo, el coro de Nuestra Señora de la Fuensanta, de Fuensanta de Martos. Uno de los miembros de su grupo explicó a los presentes la historia de su agrupación y luego cantaron cuatro villancicos. Con este mismo ritual, desfilaron los demás; la coral Encina Hermosa, de Castillo de Locubín, el coro Asociación Adeca, de Fuensanta de Martos, la coral Polifónica, de Valdepeñas de Jaén, y la antigua Rondalla de Frailes.

Belén Cano fue la encargada de presentar al grupo frailero, recordando como Inmaculada Campos puso en pié la rondalla, creó las letras de los villancicos, logró que se grabase un “casette”, e, incluso, la llevó al programa de televisión Tal Como Somos. Después, sus antiguos compañeros entonaron esos villancicos tan conocidos por los fraileros, en los que aunque las gargantas hayan crecido un poco, el entusiasmo y la fuerza, por agradecer a su creadora, fue la misma.

En definitiva, una noche para recordar viejos tiempos y seguir disfrutando con el día a día y con los coros que siguen en pié a pesar de los años.