Con villancicos y panderetas, los niños del colegio público Santa Lucía, de Frailes, despidieron el año y el trimestre. Como cada curso, los pequeños, después de semanas de ensayos, tanto en las aulas como en casa, pudieron mostrar a sus familiares lo que habían preparado.

Estrenando escenario, que el colegio ha comprado con el dinero donado por el Ayuntamiento, desde los chicos de infantil, tímidos y temerosos, hasta los más mayores, mucho más sueltos y confiados, todos los estudiantes hicieron disfrutar a los asistentes con sus actuaciones.

Con el tradicional teatro de Navidad se da por concluida la primera, de las tres partes, que tiene el curso. Ahora, como los propios profesores dijeron a los alumnos, toca disfrutar de las vacaciones. Aunque tengan que esperar hasta el viernes, algo que ha causado un gran descontento entre los estudiantes, acostumbrados a que con el teatro acababan las clases.