En torno a la patrona del municipio frailero, Santa Lucía Mártir, rondan numerosas leyendas. Una de ellas cuenta que Lucía, de padres nobles, pidió a su madre viuda, que la dejara entregar su vida a Dios. Aunque su progenitora accedió a la petición de su hija, el pretendiente que por aquel entonces tenía, la denunció. La Santa fue a visitar al joven y le preguntó qué era lo que más le gustaba de ella. Los ojos fue su respuesta. Lucía, ni corta ni perezosa, sacó una espada y se los arrancó, los puso en una bandeja de plata y se los entregó al joven, pidiéndole que la dejara entregar su vida a Dios.

Santa Lucía Martir está relacionada siempre con los problemas de visión, como abogada de los ciegos. Su nombre significa “La que porta la luz”, y lo cierto es que, esta tarde, en Frailes, arrastraba un haz de niños, jóvenes y mayores, que seguían su estela.

Los más pequeños del pueblo han querido rendir homenaje a su patrona en el día de su festividad llevando la reliquia de la misma en procesión. A ellos se sumaban un grupo de mujeres que han portado la imagen de la Santa. A pesar de las bajas temperaturas, han sido muchos los fraileros que se han sumado a la procesión en este día festivo en el municipio.

Del mismo modo, por la mañana, celebraron una misa especial en honor a la patrona Santa Lucía Mártir. Al finalizar ésta, todos los asistentes compartieron comida y bebidas que habían llevado.