Los prebenjamines fraileros siguen creciendo y aprendiendo en la carrera futbolística. De la mano de Antonio Cano participaron, ayer, en el torneo de fútbol sala y fútbol 7 que organizó Castillo de Locubín con motivo de sus fiestas mayores.

Jugaron dos encuentros, uno de cada categoría. En el primero de ellos, de fútbol sala, fueron los campeones, tras imponerse tres a cero al conjunto local. En el segundo de los partidos, de fútbol 7, perdieron, seis a dos, contra el mismo equipo de Castillo de Locubín.

Los pequeños fraileros cada día se divierten y aprenden más, practicando uno de sus deportes favoritos, rodeados del entusiasmo de todos los que lo acompañan a cada encuentro.