Ángel Custodio Pérez Aranda sigue presente en la memoria de sus devotos. Más de doscientas personas homenajearon el quincuagésimo primer aniversario de la muerte del Santo Custodio el pasado martes en la cueva donde rezaba el curandero, en Hoya del Salobral. Una placa conmemorativa luce ya junto al visitado santuario.

El párroco de Frailes, Juan Carlos Córdoba, ofició una ceremonia en la iglesia de la pedanía perteneciente al término municipal de Noalejo para rendir tributo a la figura de Ángel Custodio. Tras la misa, la multitud se desplazó a la ermita. Allí, el sacerdote elogió las virtudes humanas del sanadero y bendijo, con una mata de romero que introducía en una jarra de agua, a los asistentes.

Cincuenta y un años después de la muerte de Ángel Custodio Aranda (15 de agosto de 1961), vecinos de Hoya del Salobral, de Frailes y de otros municipios vecinos renovaron su fe en uno de los iconos espirituales más conocidos de la provincia.