Debido a la constante inestabilidad meteorológica, la Semana Santa frailera no ha podido lucir en la calles del pueblo con todo su esplendor.

Tras iniciarse con un Domingo de Ramos primaveral, que permitió la celebración de la Misa de la Entrada de Jesús en Jerusalén; la lluvia hizo acto de presencia el Lunes Santo interrumpiendo, poco después de su inicio, el Vía Crucis con los niños de catequesis previsto para la tarde, el cual continuó en el interior de la Parroquia con gran afluencia de niños y mayores. El Miércoles Santo, sin embargo, la meteorología sí permitió que la Hermandad del Nazareno realizase su estación de penitencia completa. Dos días después, el Viernes Santo, se llevó a cabo el Vía Crucis desde la Parroquia hasta el Calvario para, posteriormente, traer la imagen de la Virgen de las Angustias hasta la Parroquia. Por la noche, la Procesión del Silencio tuvo que acortar su itinerario debido al riesgo de precipitaciones, las cuales obligaron a acelerar el paso en el tramo final. Por último, el Sábado de Gloria la Asociación Cultural “Los Pasos” no pudo escenificar la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo por culpa de las inclemencias del tiempo y pese a haberlo intentado hasta última hora, una lástima teniendo en cuenta el esfuerzo de los participantes en los distintos ensayos y la buena iniciativa de la Junta Directiva de dar a conocer la representación mediante trípticos y con una Exposición Fotográfica que tuvo una gran acogida.

Esperemos que el año que viene la meteorología respete los distintos cultos y no haya que lamentar ninguna suspensión, por el bien de los fraileros/as y visitantes.